Emprendedores en serie, ¿de dónde sacan tantas ideas de negocio?

Categorías: Emprendedores,Home

Para la mayoría de las personas es más que suficiente con poner un negocio en marcha, pero también nos encontramos con los conocidos como emprendedores en serie. A ellos nada les para y siempre están pensando en muchos proyectos. Incluso aunque fracasen con algunos de ellos no se rinden y siguen buscando alternativas.

Los expertos consideran que la forma de actuar de este tipo de emprendedores se debe a que su forma de pensar no se orienta sencillamente a la creación de una empresa, sino que buscan cómo resolver problemas. Tienen una mente muy creativa y son capaces de anticiparse a las necesidades, lo que les lleva a meterse de lleno en nuevos negocios una vez tras otra.

Ponen en marcha un negocio, y luego otro, y después otro. Incluso entran en sectores que no tienen nada que ver con aquellos en los que ya tienen un negocio. Esto los acaba convirtiendo en auténticos profesionales del emprendimiento. De hecho, en muchos casos no conservan el fruto de su esfuerzo, sino que pasado un tiempo acaban traspasándolo para poder seguir centrándose en nuevos proyectos.

Como hemos dicho antes, los expertos creen que la clave está en cómo abordan los emprendedores en serie el proceso de creación de un negocio y cómo afrontan las necesidades que detectan en el mercado. Vamos a ver esto con más detalle.

Los emprendedores en serie siempre se replantean los problemas

Cuando una persona encuentra una idea de negocio es porque ha detectado un problema o una necesidad en el mercado y una forma de satisfacerla. A partir de ahí empieza a trabajar en su proyecto.

Pero en el caso del emprendedor en serie el proceso es algo más complejo. Primero examina ese problema o necesidad no satisfecha desde diferentes ángulos y, en consecuencia, encuentra diferentes formas de solucionarlo. Luego evalúa las posibilidades que tiene para ver qué producto o servicio podría ser realmente novedoso en el mercado.

Es decir, que no se queda con la primera opción que encuentra, sino que va un paso más allá e intenta buscar la ventaja competitiva desde el primer momento. Hacer algo que nadie haya hecho (o mejorar lo que ya hay) y aprovechar todas las posibilidades que ofrece el mercado para explotar su idea.

Piensan en el largo plazo

Aunque muchos emprendedores se plantean donde quieren estar con su negocio al cabo de cinco años, lo cierto es que todo el proceso de planificación de la idea se basa en objetivos a conseguir a corto plazo. Esto se hace así porque resulta mucho más sencillo marcarse pequeñas metas a conseguir en un plazo no demasiado amplio para evitar que puedan aparecer problemas como la frustración.

Sin embargo, los emprendedores en serie tienen ya mucha experiencia y van, de nuevo, un poco más allá. Podríamos decir que hacen la planificación al contrario de lo que suele ser habitual, planificando directamente a largo plazo.

Esto les ayuda a detectar problemas y dificultades que pueden aparecer en el futuro, lo que les facilita la toma de decisiones a todos los niveles.

Los emprendedores en serie nunca desaprovechan la información

Estos profesionales del emprendimiento basan su actividad en que la inspiración puede aparecer en cualquier parte. De cualquier pequeño dato puede surgir la semilla que dará lugar a un negocio rentable. Por eso, nunca desperdician la información que llega a sus manos.

Quienes han hecho de emprender su profesión están acostumbrados a prestar mucha atención a su entorno. No solo leen prensa o blogs especializados, sino que se relacionan con profesionales de diferentes sectores y realizan una escucha activa, porque son conscientes de que cualquier información puede “activar” su radar de ideas de negocio.

Pero no solo se informan, sino que tienen la capacidad para establecer interconexiones entre los datos que han conocido. Esto les permite aplicar directrices o formas de trabajar que ya están siendo exitosas en un determinado sector, a otro que no tiene nada que ver. Así que al final no solo idean nuevos proyectos, sino también nuevas formas de aumentar la productividad y la eficiencia.

No se vinculan emocionalmente a su proyecto

Es muy habitual que el emprendedor esté muy vinculado a nivel emocional con su proyecto, es prácticamente como si fuera su hijo, porque lo ha visto crecer y desarrollarse. Esto, que es bueno para algunas cosas, puede no serlo tanto si ese vínculo emocional implica falta de flexibilidad.

Los emprendedores en serie pueden tener negocios de muy diferente tipo y no se vinculan emocionalmente con ellos. Pueden tener una empresa orientada al packaging sostenible aunque no les interese nada el medio ambiente, solo porque es una idea rentable. O puede gustarles mucho su negocio de guarderías infantiles pero no dudarán en venderlo si el mismo ya no es rentable o si, por el contrario, va bien y reciben una oferta suculenta por él.

Esta falta de vinculación emocional permite al emprendedor entrar y salir fácilmente de los proyectos, lo que le otorga una extraordinaria flexibilidad que no es nada habitual en el mundo de los negocios.

Valoran el talento por encima de todo

Si estar al frente de un solo proyecto ya es bastante complicado y absorbe una gran cantidad de tiempo, la cosa se vuelve todavía más difícil si una persona tiene varios negocios. Pero en el caso de los emprendedores en serie esto no es un problema, porque ellos conocen la importancia de rodearse de talento para poder delegar.

Gracias a los múltiples contactos que han ido haciendo a lo largo de su carrera no les cuesta encontrar socios y/o trabajadores talentosos, y tienen la suficiente habilidad como para atraer a terceros hacia su proyecto.

Ese talento es muchas veces la clave para triunfar. El emprendedor está tan seguro de las habilidades y capacidades de su equipo de trabajo que, prácticamente, deja sobre sus hombros la gestión del negocio. Y, en la mayoría de los casos, el resultado suele ser un éxito.

En definitiva, este tipo de emprendedores son personas con una visión revolucionaria del mundo de los negocios y con muy poca aversión al riesgo. Sienten pasión por poner en marcha nuevos proyectos, pero a la vez saben mantener la distancia emocional, y esto acaba siendo la mezcla perfecta.

Fuente: Emprendedores en serie, ¿de dónde sacan tantas ideas de negocio?

Deja una respuesta