El Bitcoin se ha convertido en un cementerio de startups

Categorías: Home,Startups

Bitcoin es uno de los conceptos financieros más revolucionarios, e inestables, de los últimos tiempos. Hablamos de una moneda virtual que, lentamente, va dando pasos para establecerse como un valor más fiable. De hecho, cotiza como cualquier otra moneda, teniendo su propio cambio con respecto al dólar o el euro.

Su carácter novedoso ha servido para que muchas startups intenten lanzar sus negocios relacionados con su actividad. Cuestión que es bien recibida por el sector, porque cuantos más usuarios tenga, más valdrá la moneda. Sin embargo, la mencionada inestabilidad y falta de confianza, también favorece la desaparición de estas startups. Hasta convertirse en un verdadero cementerio de startups.

A pesar de ciertos logros (el mes pasado Bitcoin superó el valor del oro), de momento no deja de ser un valor tremendamente especulativo. Por tanto, crear un negocio basado en ofrecer servicios relacionados con esta moneda virtual no deja de ser, a su vez, un juego con altas dosis de riesgo. Lo certifican casos como los que encontramos a continuación.

BitLendingClub es una plataforma que realiza préstamos de Bitcoin. Recientemente ha enviado un correo a sus usuarios advirtiendo del cierre de la compañía, dejando abierta la plataforma únicamente para finalizar las operaciones que ya se encuentran iniciadas. El cierre se debe a la falta de regulación de este tipo de transacciones en el país base de operaciones de esta startup, Bulgaria. La compañía deja de operar sin llegar a los tres años de vida.

La falta de regulación ha acabado también con la vida empresarial de BitPhone. Este servicio permitía realizar llamadas a cualquier parte del mundo pagando con BitCoins. Sin embargo, la falta de control de datos sobre las transacciones y quién realizaba estas llamadas, ha obligado a su cierre. Según denuncian diversos medios norteamericanos, los usuarios aprovechaban este anonimato para realizar todo tipo de bromas telefónicas, incluso falsas alarmas de bomba.

Existen otros motivos, por ejemplo el que ha llevado a Bonafide al cierre, después de haber conseguido una ronda de financiación de 850.000 dólares hace apenas un año. En este caso, el problema es más antiguo que Bitcoin: la falta de rentabilidad. Bonafide consiguió crear una API para ofrecer cierto tipo de servicios de valor a compañías que operaran con la moneda. A pesar del interés de ciertas compañías en adquirirla, la operación nunca llegó a producirse. Y, ante la falta de rentabilidad, los propietarios han decidido cerrar la compañía.

37 Coins fue una compañía que permitía recibir y enviar Bitcoins a tu cuenta virtual, a través del envío de mensajes SMS. Su modelo de negocio se basaba en comisionar ligeramente cada una de esas transacciones. La falta de actividad y, en consecuencia, de rentabilidad, terminó en dos años con el cierre de esta startup californiana.

Otros modelos no han terminado de cuajar, quizás por contar con una falta de necesidad real en el mercado. Planteaban una buena solución, como puede ser el caso que veremos a continuación, protagonizado por la empresa Swarm. Pero, ¿qué ocurre si no hay un problema que satisfacer? Que acabas cerrando. Esta startup promovía operaciones de crowdfunding valoradas en Swarmcoins. Otra criptomoneda que utilizaba los protocolos de desarrollo de Bitcoin. Sin embargo, los analistas encontraban ciertas barreras. Si tenemos en cuenta que ya es complejo encontrar inversores que apuesten por ciertas plataformas de crowdfunding, imaginemos la desconfianza que puede generar el invertir en base a Bitcoins en este tipo de proyectos.

Un modelo de negocio inadecuado fue la causa del adiós de YellowPay, la primera startup basada en Bitcoins de los Emiratos Árabes Unidos. A pesar de que contaba con el ex director gerente de Paypal entre su consejo asesor, finalmente no consiguieron rentabilizar sus operaciones, y hoy día la corporación no existe.

En Venezuela tenemos el curioso caso de Surbitcoin. A través de esta compañía se llevan a cabo operaciones de minería (conocidas así en el mundillo Bitcoin, y que pueden ofrecer cierta rentabilidad). Sin embargo, ante el temor de que se pudiera crear un submercado monetario que escapara al control gubernamental, el Estado ha puesto trabas para operar en diversas ocasiones. No es la primera vez que ocurre, ante la inestabilidad del país. Aunque persisten otras startups que continúan operando con esta moneda virtual en Venezuela.

Fuente: El Bitcoin se ha convertido en un cementerio de startups

Deja un comentario