Una ruptura de Cataluña con España podría ser incluso peor que el Brexit

Categorías: Economía,Home

Si la comunidad autónoma española de Cataluña se separa de España en un llamado “Catalexit”, sumergiría a la región en un largo período de incertidumbre y podría tener efectos negativos que “proporcionalmente superan” a los de Brexit según el banco holandés ING.

Cataluña pretende celebrar un referéndum a principios de octubre para decidir si la comunidad -que incluye la ciudad de Barcelona- debe declarar su independencia de España. La región ha emprendido una larga batalla para preservar su identidad cultural.

Si el referéndum tiene lugar o no se mantiene en el aire, pero si lo hace, las consecuencias podrían ser enormes.

“Al igual que con Brexit, creemos que cualquier Catalexit hundiría a la región en un largo período de incertidumbre y muy probablemente sería negativo para el sector privado“, escribe Geoffrey Minne, economista de ING, en la nota titulada “Cataluña: el coste de ser soltero. “

El movimiento por la independencia catalana es en gran parte político, con los activistas argumentando que para que Cataluña prospere y mantenga sus tradiciones para el futuro debe estar separada de España. Sin embargo, la economía de un “Catalexit” debe ser examinada también, argumenta ING.

La caída del consumo entre los hogares catalanes es el impacto más evidente e inmediato de la secesión catalana, dice ING.

Una encuesta reciente realizada por Metroscopia demostró que el 62% de los encuestados en Cataluña se manifestaron “preocupados” por el futuro de su región, en comparación con el 31% quienes dijeron que estaban ‘emocionados’ “, argumenta la nota.

“Solo hay un paso entre las preocupaciones y el ahorro por precaución, y si cerca de dos tercios de todos los consumidores deciden moderar el consumo, entonces esto mellará la demanda privada. Si las preocupaciones se convierten en pánico, también podría haber una corrida a los bancos y controles de capital.”

Según Minne, la incertidumbre de los consumidores seguiría la incertidumbre en cuanto a las inversiones en la región, y dijo: “Para la inversión empresarial, la incertidumbre podría ser incluso más importante que para los consumidores, ya que cualquier percepción de inestabilidad política podría afectar mucho más a la inversión extranjera”.

Declarar la independencia de España significaría automáticamente que Cataluña tendría que abandonar la Unión Europea, lo que inevitablemente causaría problemas en torno a su pertenencia al Mercado Único Europeo.

La mayoría de las empresas extranjeras, al igual que las catalanas, temen caer fuera del mercado único europeo“, escribe Minne. “Una consecuencia sería que la inversión podría ser retrasada o reorientada fuera de la región”.

“Probablemente las empresas más afectadas son las que exportan a la UE, la Unión Europea representó el 65% de las exportaciones y el 70% de la inversión extranjera en Cataluña en los últimos tres años”, continúa Minne, citando el siguiente gráfico:

Minne sostiene en conclusión que “el coste económico para Cataluña podría ser proporcionalmente superior al de Brexit para el Reino Unido“.

“En definitiva, la construcción de la República Catalana resulta ser un proyecto costoso y la mayor parte de los costes que podrían recortarse dependen de la buena voluntad de los gobiernos europeos.

“Sigue siendo difícil evaluar las consecuencias de un evento sin precedentes, pero a la larga podemos imaginar que el coste económico para Cataluña podría ser proporcionalmente superior al de Brexit para el Reino Unido“.

Deja un comentario