Las 5 principales formas en que el terrorismo afecta a la economía

Categorías: Home

Los ataques terroristas de alto perfil en Estados Unidos, Bangladesh, Irak, Francia y Estambul, Manchester y Barcelona son solo algunos de los más de 1.000 ataques terroristas conocidos entre el ataque del 13 de noviembre de 2015 en París y este mes de agosto de 2017. Inversores y empresas en los Estados Unidos han abordado las realidades y las tragedias del terrorismo global desde al menos 2001, y la amenaza sólo ha aumentado. Mientras que el coste humano es devastador, el impacto económico puede ser mayor de lo que la mayoría se da cuenta. Lo que sigue son las cinco maneras en que el terrorismo impacta en la economía.

  1. Destrucción Económica Directa

El impacto más inmediato y medible del terrorismo es la destrucción física. Los terroristas destruyen las plantas existentes, las máquinas, los sistemas de transporte, los trabajadores y otros recursos económicos. En escalas más pequeñas, los actos de terrorismo pueden hacer explotar cafés, iglesias o carreteras. Los atentados a gran escala, los más infames atentados del 11 de septiembre de 2001 en el World Trade Center, pueden destruir miles de millones de euros en propiedades y matar sin sentido a miles de trabajadores productivos.

El impacto del terrorismo y la guerra es siempre negativo para la economía, y la destrucción física es una gran razón. Los recursos productivos que podrían haber generado bienes y servicios valiosos han sido destruidos, mientras que otros recursos son casi invariablemente desviados de otros usos productivos para reforzar el ejército y la defensa. Nada de esto crea riqueza o aumenta el nivel de vida, a pesar de que el gasto militar a menudo se cita erróneamente como estimulante; esta es la “falacia de la ventana rota” a veces mencionada por los economistas.

  1. Incremento de la incertidumbre en los mercados

Incluso si no vives cerca de los ataques terroristas, es posible que sigas estando afectado negativamente indirectamente. Esto se debe a que todo tipo de mercados odian la incertidumbre, y el terrorismo crea una gran cantidad de ella. Los mercados financieros cerraron literalmente después del 11 de septiembre, y no se recuperaron realmente hasta meses después de la invasión de 2003 a Irak.

Hay un mucho debate sobre la profundidad y la omnipresencia del impacto real en los mercados financieros. A medida que las amenazas y la publicidad del terrorismo global siguen aumentando, los mercados parecen ser cada vez más resistentes. Los índices bursátiles no disminuyeron mucho después de que los atentados terroristas en Francia mataran al menos a 129 personas en 2015. Sin embargo, el ataque mortal en Niza, Francia en 2016 aumentó el sentimiento de que Francia puede ser un lugar cada vez más inestable para vivir y hacer negocios. La verdadera amenaza del terrorismo global desde la perspectiva de un inversor es sobre un panorama más amplio, no sobre incidentes individuales. La inversión y la cooperación internacionales son menores en un mundo lleno de terrorismo.

  1. Seguros, Comercio, Turismo y la Inversión Extranjera Directa (IED)

Hay dos industrias obvias especialmente vulnerables a los efectos del terrorismo: los seguros y el turismo. No todas las compañías de seguros pagan en caso de terrorismo internacional o guerras extranjeras, por lo que el impacto es probablemente menos de lo que se podría esperar. Sin embargo, el terrorismo es un negocio arriesgado para todos, y las compañías de seguros odian el riesgo tanto como cualquier otra persona.

El turismo es aún más preocupante. En Francia, por ejemplo, el turismo representa aproximadamente del 7 al 8% del producto interno bruto (PIB) total. Vanguelis Panayotis, director de la consultora de turismo de MKG, dijo a Reuters que esperaba una caída del 30% en los visitantes a Francia en el mes posterior a los ataques de Niza.

En una escala más amplia, el terrorismo perjudica el comercio internacional. Esto puede deberse a amenazas inminentes, como rutas comerciales comprometidas y sistemas de distribución, o debido a las reacciones psicológicas y físicas al terrorismo. Esto también significa menos inversión extranjera directa (IED), especialmente en países inestables.

  1. La guerra es la salud del Estado

Hay un viejo refrán en el estudio de la economía política que dice “la guerra es la salud del estado.” Esto significa que, en tiempos de conflicto, los gobiernos reactivos y los ciudadanos nerviosos están mucho más dispuestos a renunciar a las libertades económicas y políticas a cambio de seguridad. Esto podría resultar en impuestos más altos, déficits gubernamentales más altos y una inflación más alta. Durante la guerra, el gobierno a menudo implementa controles de precios e incluso, a veces, la nacionalización de las industrias.

Los gobiernos son menos eficaces en la gestión de los recursos para la actividad económica productiva que los particulares, especialmente cuando esos recursos son cooptados para alcanzar un objetivo militar estratégico. Cuando los gobiernos se militarizan, la economía privada sufre. Como el economista e historiador Robert Higgs demostró en su libro “Crisis y Leviatán”, muchos controles gubernamentales permanecen en el mismo lugar mucho después de que terminen las campañas militares.

  1. Mayor nacionalismo y escepticismo extranjero

El riesgo final para la economía es el riesgo político. Esto ya se puede comprobar en los Estados Unidos y Europa desde 2016, donde ha habido un aumento en el escepticismo de las culturas extranjeras, las empresas, los trabajadores inmigrantes y los refugiados. Los movimientos populistas ya han ganado una especie de victoria en el Reino Unido, donde los sentimientos anti-globalistas y anti-comercio ayudaron al Brexit. Este tipo de acontecimientos políticos importantes tienen una caída económica incierta en todo, desde la moneda hasta el comercio y la diplomacia.

El cierre de las fronteras del comercio y de los trabajadores inmigrantes reduce el tamaño y la diversidad de las transacciones económicas y limita los recursos productivos. Los economistas desde Adam Smith sostuvieron que la división del trabajo y las ganancias del comercio se limitan al tamaño de los factores de producción disponibles. Así como una sola casa o ciudad es menos productiva si solo depende de los recursos internos, las economías nacionales también se limitan en la medida en que detienen a los productores y consumidores externos.

Deja un comentario