¿Cómo puede España garantizar la supervivencia de su industria turística del mundo con la que cae?

Categorías: Economía,Empleo,Home

El reciente ataque a un autobús de la ciudad de Barcelona por parte de un grupo separatista radical ha creado una brecha entre la coalición pro-independencia Junts pel Si y sus socios de extrema izquierda en el gobierno, la CUP. Los altos funcionarios del Gobierno regional de Cataluña han condenado el ataque de la semana pasada, que puso de relieve la oposición al turismo de masas en Barcelona en algunos sectores. Pero una asambleísta de CUP, Mireia Boya, ha calificado el ataque de “simbólico” y en su lugar acusó al gobierno regional de generar violencia con sus “políticas neoliberales”. Tampoco deja nada bien a la industria turística el reciente atentado de Barcelona. El impacto puede ser desastroso para este sector.

La guerra de palabras ilustra cómo la industria más exitosa está siendo cuestionada por sectores de la sociedad que ven poco beneficio del turismo de masas. Desde Barcelona hasta Madrid, e incluso en lugares apartados como Logroño, en la pequeña región vinícola de La Rioja, los opositores al turismo de masas se están volviendo cada vez más voz en sus protestas.

España abrió sus puertas a los visitantes extranjeros a finales de los años 1950, cuando el país todavía estaba bajo el gobierno del dictador militar Francisco Franco. Desde entonces, la industria ha estado perfeccionando un sistema que ha demostrado ser exitoso que otros países ahora buscan emularlo. Pero los cambios sociales y tecnológicos han creado nuevos desafíos que deben ser abordados.

En 2015, el turismo contribuyó con más de 110.000 millones de euros a la economía española, con más del 11% del PIB. La industria automotriz fue segunda en el 10%. Al menos 75 millones de extranjeros visitaron España el año pasado, gastando 77,6 millones de euros en el país, aproximadamente el equivalente a un cuarto de todas las exportaciones de manufacturas.

El cambio en la mentalidad ahora está alimentando la política, con moratorias en la construcción de nuevos hoteles, impuestos turísticos y medidas represivas sobre alquileres de vacaciones sin licencia.

Y las cifras siguen aumentando: en el primer semestre de este año, el número de llegadas de extranjeros a España creció un 6,2%, en comparación con el mismo período de 2016. Esta fuente de ingresos compensó la caída libre en otros sectores de la economía durante la prolongada crisis de España.

El mundo mira a España como un modelo a seguir. En abril, encabezó de nuevo el Ranking de Competitividad Turística del Foro Económico Mundial. El éxito se puede atribuir a una combinación única de recursos culturales y naturales, combinada con sólida infraestructura turística, enlaces aéreos y apoyo gubernamental, según el informe.

Pero a Juan Ignacio Pulido, que enseña economía aplicada en la Universidad de Jaén, “el modelo español es claramente ineficiente. Requiere un enorme volumen de demanda, que en sí mismo tiene un conjunto de costos que se exteriorizan social y ambientalmente. “

Es por eso que tanto el sector público como el privado están empezando a preocuparse por el éxito desenfrenado del modelo de turismo de masas. “Tenemos el desafío de abrir un profundo debate sobre el tipo de crecimiento turístico más deseable con vistas al futuro“, dijo Exceltur, el lobby de la industria, en un informe publicado el mes pasado.

“El progreso que hicimos para desarrollar un nuevo modelo se arruinó con la crisis”, añade Pulido. “El problema es que seguimos midiendo el éxito en términos de número de visitantes“.

Exceltur admite que 2016 fue un año excelente en parte debido a circunstancias externas como el impacto del terrorismo en otros destinos del Mediterráneo como Turquía, Túnez y Egipto.

Los turistas no están dispersos por toda España. En total, el número de turistas extranjeros en el año 2016 era de 1,6, mientras que en el año 2016 esta tasa asciende a 2,4 turistas por cada residente de Cataluña, 4,1 por cada habitante de Barcelona, ​​6,3 por cada residente de Canarias y 11,7 por cada nativo de las Islas Baleares, que incluyen los muy populares Mallorca e Ibiza. En la última región, la presión del turismo es tal que muchos trabajadores locales tienen problemas para encontrar vivienda asequible.

Mientras tanto, el mercado hotelero está experimentando una revolución. Los fondos de inversión están comprando propiedades y tratando de obtener ganancias rápidas convirtiendo las unidades en alquileres vacacionales, mientras que los servicios en línea como Airbnb ahora incluyen más de tres millones de propiedades en todo el planeta.

Hay un precio para este éxito. La fórmula del sol y la arena ejerce una tremenda presión sobre las ya agotadas fuentes de agua del país (especialmente en las Islas Canarias), y el cambio climático no ayuda. Los grupos verdes continúan advirtiendo sobre los efectos del desarrollo sin trabas a lo largo de la costa, que es donde la mayoría de los turistas quieren estar. El modelo también fomenta un mercado de trabajo donde los empleos son de salarios bajos y estacionales.

Como resultado de todo esto, ha habido una oleada de oposición al crecimiento continuo en el sector del turismo, que es visto como un problema por algunas personas. Una encuesta realizada en junio por el Ayuntamiento de Barcelona encontró que el 19% de los encuestados cree que el turismo es el mayor problema de la capital catalana.

“Tal vez lo que sonó alarmas son la saturación en los destinos de la ciudad”, dice Pulido de la Universidad de Jaén. “En los destinos de sol y arena, es normal ver a mucha gente: eso es lo que se espera cuando se va a Benidorm. Pero en Barcelona, ​​Málaga, Granada… es otra historia. “

El cambio en la mentalidad ahora está alimentando la política, con iniciativas tales como moratorias en la construcción de nuevos hoteles, impuestos turísticos, y medidas represivas sobre alquileres de vacaciones sin licencia.

Pero la CEOE, la asociación patronal española, recordó recientemente que la recuperación económica en España está lejos de consolidarse y que los españoles no deben ser demasiado duros en su reacción ante un sector vital de su economía.

Deja un comentario