6 cosas cruciales para hacer en sus primeros 100 días en un nuevo papel de liderazgo

Categorías: Home,liderazgo

La tasa de cambio en la tecnología es inigualable. Las empresas están siendo financiadas constantemente, adquiriendo y, lamentablemente, saliendo del negocio. Estas condiciones dinámicas crean tanto desafíos como oportunidades para los líderes. El cambio de papeles es cada vez más frecuente entre las empresas. Ser capaz de transición con éxito a una nueva posición de liderazgo es una habilidad imprescindible para los empresarios y líderes de la empresa.

Ya sea unirse a una empresa durante un cambio o en un momento de crecimiento explosivo, los primeros 100 días son un momento crítico para hacer una impresión positiva y sentar una base significativa para el futuro.

He aquí una filosofía que te explica en seis pasos cómo asegurar un comienzo con buen pie en tu nuevo papel de liderazgo:

  1. Escuchar y aprender

Tú has sido contratado porque aportar mucho a su nuevo papel y a la compañía. ¡Pero hay mucho que aprender! Y te corresponde a ti crear un entorno que maximice tu capacidad para hacerlo. Crear tantas oportunidades como puedas para encontrarte, establecer relaciones y establecer conexiones inmediatas con empleados, clientes y otros interesados ​​clave. Pregunta qué está funcionando, qué no funciona, dónde hace falta ayuda, qué podría ser mejor para la empresa y qué harían si fueran tú mismo. Y luego escucha. Mientras que muchos líderes suelen ser comunicadores prominentes, la importancia de escuchar a menudo es subestimada, pasada por alto y subutilizada. Esto te ayudará a conocer a tu nuevo equipo y te dará un gran sentido de la cultura existente, buena y mala.

  1. Comunicar, conectar, establecer confianza y abrir la “puerta virtual”

Dile a la gente lo que vas a hacer, hazlo y diles lo que aprendiste. La transparencia, la acción y el seguimiento son fundamentales para establecer relaciones y confianza tanto con los clientes como con los empleados. Sé visible y responde. Asegúrate de que la gente sepa dónde encontrarte y que estás abierto a ideas, pensamientos y comentarios, buenos y malos.

  1. Reducir la velocidad para luego acelerar

Como líder, a menudo hay expectativas de resultados inmediatos. Si bien esto puede ser cierto, es importante luchar contra la tentación de saltar a la acción. Reducir el ritmo al principio y analizar completamente el estado actual del negocio y las oportunidades. Los líderes que toman un enfoque más reflexivo en el principio verán resultados de mayor calidad a largo plazo, y también tendrán más buy-in organizacional.

  1. Establecer un plan paralelo para el aprendizaje de productos y mercados

No existen dentro de una burbuja. Los nuevos líderes no solo deben entender su empresa y sus productos, sino también el panorama del mercado en general. Conoce a tus clientes y entiende lo que tus competidores están haciendo.

Mientras que tú tienes mucho que aprender, la empresa debe seguir marchando. No sobrecargues a tu equipo con tu educación personal. Determinar lo que puedes hacer por tu cuenta para ponerte al día. Prueba tu entrenamiento de habilitación de ventas. Pon tus manos en tantos informes de analistas como sea posible.

  1. Integrar en la cadencia de la empresa

Comprender cómo opera la empresa. Es importante familiarizarse con el ritmo y el nivel de comodidad de las operaciones de la empresa y de los empleados. Como nuevo líder, si entras en una posición y rediseñas enormemente los roles de tus empleados y el ritmo demasiado rápido, es más probable que experimenten mayores cantidades de estrés y el rechazo a nuevos líderes. Si bien la innovación es importante, es esencial comprender el ritmo al que el cambio puede aplicarse eficazmente.

  1. Reaccionar a situaciones críticas

Aprender y construir una base para el futuro es esencial, pero nunca olvides que tienes una empresa para ejecutar y que la responsabilidad puede ser delegada. Debes tomar medidas en situaciones críticas, ya sean internas o externas, que amenazan el éxito y el crecimiento de tu negocio en general. Se plantearán problemas, ya sea un gran problema, un cambio repentino en el mercado o una cuestión de empleados sensibles. Estate preparado para ser flexible.

Deja un comentario